[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es

CLASES DE TESTAMENTOS

Hay varias formas de hacer testamento: abierto, cerrado, ológrafo, militar, marítimo, aunque el más común es el testamento abierto que se hace ante notario.

Testamento ológrafo

Sin duda es el más económico, porque no es necesaria la intervención de notario ni abogado, es gratuito. Es un testamento que hace uno mismo escribiéndolo de su puño y letra, indicando el día, mes y año en que redacta y firmándolo. Si no respetara estos mínimos, el testamento se declararía nulo.

Entre sus desventajas se encuentran que podría cuestionarse la capacidad del que lo redacta, podría perderse (o alguien a quien le perjudique hacerlo desaparecer) y además debe intervenir el juez para autenticarlo, lo que encarece y retrasa la sucesión.

Testamento abierto

Es la forma más usada para hacer constar nuestra última voluntad ya que es un documento que se hace ante notario de forma rápida y económica. Este documento se puede realizar con el asesoramiento del abogado o directamente con el del notario, siendo en este caso este último quien lo redactaría.

El Notario se encarga de custodiar el testamento original depositándolo en el Registro General de últimas voluntades, por lo que lo que entrega al testador es una copia.

La confidencialidad y el secreto de cuanto en el testamento se redacta está garantizado.

Testamento cerrado

Es una forma de reflejar nuestras últimas voluntades en un documento que también se hace ante Notario, sólo que en este caso el Notario desconoce el contenido del testamento (sólo lo conoce el testador), por lo que se pierde la utilidad de poder consultar al Notario o al abogado sobre la mejor manera de redactar el testamento para que respete las legítimas o sea acorde con la ley.

Los herederos forzosos son los descendientes, los ascendientes y el cónyuge por este orden. El orden importa porque la ley da prioridad a unos sobre los otros, perdiéndose el derecho o disminuyéndose si hubiera otros herederos forzosos con mayor prioridad. Es decir, unos herederos forzosos pueden excluir o reducir el derecho de los que serían herederos forzosos. El derecho de los herederos es el siguiente:

Los descendientes tienen derecho a dos tercios, uno de ellos a repartir entre partes iguales y el otro según disponga el testador (se lo puede dejar todo a uno si así lo prefiere).

Los ascendientes, tienen derecho si no hay descendientes. Los ascendientes tienen derecho a la mitad de la herencia, un tercio si hubiera un cónyuge viudo. Como se menciona anteriormente, en caso de haber descendientes no tienen derecho alguno.

El cónyuge, no tiene derecho a la propiedad, pero sí al usufructo vitalicio. Si hubiera ascendientes tiene derecho al usufructo de la mitad, si hubiera descendientes tiene derecho al usufructo del tercio de mejora (aquel a tercio que ha de repartirse entre los hijos según decida el testador. Si no hubiera ascendientes ni descendientes al usufructo de dos tercios de la herencia. Normalmente el usufructo del cónyuge se suele materializar en la vivienda habitual.

¿Qué documentos necesito para hacer testamento?

Tan sólo se necesita el DNI y en algunos casos, los títulos de propiedad de los bienes inmuebles.