[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es
©Shlomit Wolf | Unsplash

Claves para entender la custodia compartida

Post Series: Custodia COMPARTIDA

La custodia compartida gira en torno del interés de los hijos, no de los padres

Llegan noticias de que el Gobierno está trabajando en la nueva ley de Custodia Compartida o Ley sobre el Ejercicio de la Corresponsabilidad Parental, con varias reformas sobre el anterior anteproyecto de ley que establecería de forma obligatoria la adopción de custodia compartida entre los progenitores, tanto si la habían solicitado como si no, estuvieran o no conformes. Cuestión polémica que no ha gustado a muchos.

Partimos del axioma de que el cambio es consustancial con el ser humano y que la sociedad refleja esos cambios en la forma de relacionarnos y en el modo de convivencia. Los que pasamos de los cuarenta hemos vivido cómo el modelo tradicional de familia en el que las mujeres se dedicaban al cuidado de los hijos y del hogar y los padres se encargaban de trabajar como roles principales de unos y otros, se desmoronaba poco a poco con la incorporación efectiva de las mujeres en el mundo laboral y por supuesto, con el derecho al divorcio desde 1981.

Quienes no han vivido estos roles sociales, es decir, las generaciones más jóvenes, puede resultarles chocante el hecho de que en el caso de ruptura entre los progenitores, la custodia de los hijos se conceda en un porcentaje altísimo a las madres, ya que en una sociedad que proclama entre sus principios la igualdad, donde hombres y mujeres trabajan (o al menos quieren hacerlo, ya sabemos cómo está la tasa de desempleo en este país) ambos, en principio, tienen igual capacitación para dedicarse al cuidado de sus descendientes.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) las custodias compartidas que se conceden, acorde con las sentencias aportadas por el Consejo General de Poder Judicial, crecen cada año de forma tímida pero progresiva: 12,3% en 2011, 14,6% en 2013 y 17,9% en 2014.

Este nuevo Anteproyecto que presentará el Gobierno ante Las Cortes para que se debata y apruebe, llega cuando la custodia compartida ha sido noticia recientemente por la sentencia de diciembre de 2014 del Tribunal Supremo (TS), en la que por primera vez (el TS) deniega la custodia compartida a un padre, por considerar que la mala relación entre los progenitores podría ser perjudicial para el correcto desarrollo del hijo menor. La polémica está sembrada, ya que por otro lado contamos con la doctrina jurisprudencial sobre la custodia compartida, Sentencia 257/2013, de 29 de Abril del TS, que estableció que la custodia compartida no debe entenderse como una medida excepcional sino que habría de considerarla normal e incluso deseable, siempre que sea posible, atendiendo a los siguientes criterios:

“la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven.”

La doctrina jurisprudencial de la Sentencia referida, se establece como interpretación de los apartados 5, 6 y 7 del artículo 92 del Código Civil, referidos a los criterios a tener en cuenta para conceder la custodia compartida, que son los siguientes:

Artículo 92.5, 6 y 7 del Código Civil

Art. 92.5. Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de convenio regulador o cuando ambos lleguen a este acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, al acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cautelas procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos.
Art. 92.6. En todo caso, antes de acordar el régimen de guarda y custodia, el Juez deberá recabar informe del Ministerio Fiscal, y oír a los menores que tengan suficiente juicio cuando se estime necesario de oficio o a petición del Fiscal, partes o miembros del Equipo Técnico Judicial, o del propio menor, valorar las alegaciones de las partes vertidas en la comparecencia y la prueba practicada en ella, y la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos para determinar su idoneidad con el régimen de guarda.
Art. 92.7. No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampoco procederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica.”

En cualquier caso, de momento sólo cabe esperar a conocer el nuevo Anteproyecto y más especialmente a que esta ley sea definitivamente aprobada por las Cámaras, por lo que de momento, sólo hemos dado un repaso a la jurisprudencia y legislación básica para la concesión de custodia compartida en las comunidades regidas por el derecho común, en la actualidad.”

Y como este tema dará mucho que hablar en lo sucesivo, volveré a hablar de ello cuando tengamos más información sobre cómo va a afectar esta ley de corresponsabilidad parental, que tiene como objetivo velar por el interés de los menores defendiendo su derecho a crecer y desarrollarse con ambos progenitores, lo que lleva implícita una asunción de responsabilidad en los padres sobre el cuidado de sus hijos (mayor de la que hasta ahora han tenido) y una cesión por parte de las madres, todo ello para llegar a esa corresponsabilidad parental equilibrada y necesaria en beneficio, siempre, del interés y correcto desarrollo de sus hijos.

En sucesivas entradas iré ampliando este artículo meramente informativo sobre la custodia compartida, cuestión que genera una gran expectación por la trascendencia que tiene para toda la sociedad, ya que podría introducir cambios profundos en nuestro modelo social y familiar.

Esperando que haya sido de utilidad, me despido hasta el próximo artículo.

Susana Busto García

Abogada especializada en Derecho de Familia

Llame al 941 22 19 24  o al 620 65 24 14, y le daré una PRIMERA CITA para que me exponga su situación.

Rioja Abogados

Soy Susana Busto, abogada y socia fundadora del bufete Rioja Abogados, donde ejerzo mi actividad profesional como especialista en Derecho de Familia y en Derecho Digital. No dude en consultarme su caso concreto. Le ofrezco mi opinión experta como profesional del Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *