[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es
El Tribunal Supremo Establece Quién Paga Los Gastos Extraordinarios De Los Hijos En El Divorcio O Separación. Abogados De Familia

¿Debo pagar los gastos extraordinarios de mis hijos?

Post Series: Gastos EXTRAORDINARIOS
  • 1.¿Debo pagar los gastos extraordinarios de mis hijos?

El conflicto de los gastos extraordinarios de los hijos en la separación

¿Quién paga los gastos extraordinarios de los hijos después de la separación o divorcio?
Uno de las cuestiones que más ampollas levanta después del divorcio es el tema de los gastos extraordinarios de los hijos, o lo que es lo mismo, saber qué gastos son los que deben asumir los padres de forma individual o conjunta y en caso de tener que abonarlos los dos, en qué porcentaje debe hacerlo cada uno.

Desde el principio es importante entender que tanto los gastos ordinarios como los extraordinarios forman parte del concepto de alimentos y que si en la Sentencia o Convenio Regulador están incluidos y detallados cuáles son los gastos que se consideran extraordinarios no debiera haber demasiados conflictos de interpretación, sin embargo, todos sabemos que no es posible incluir en la Sentencia o Convenio Regulador una lista en la que se engloben “todos los posibles gastos futuros” que por definición no son tan previsibles, ya que por eso son llamados “extraordinarios”, y además, hay que tener en cuenta que las circunstancias económicas de los progenitores también pueden cambiar con el paso del tiempo.

Partiendo de la premisa de que no hay una regla aplicable para todos los casos y que el Juez tiene potestad para matizar qué y en qué medida debe ser la contribución de cada uno de los progenitores en el caso concreto, pueden darse argumentos jurídicos para entender cuál es la diferencia entre ordinario y gasto extraordinario para reclamarlos ante el Juez, si procede hacerlo porque no se ha llegado a un acuerdo extrajudicial mediante el diálogo.

Dice el artículo 93 del Código Civil que

El Juez, en todo caso, determinará la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos y adoptará las medidas convenientes para asegurar la efectividad y acomodación de las prestaciones a las circunstancias económicas y a las necesidades de los hijos en cada momento”.

 

¿Qué gastos engloba el concepto de alimentos?

El concepto de alimentos integra tanto los gastos ordinarios como los gastos extraordinarios aunque su forma de satisfacerlos es distinta, ya que los gastos ordinarios son los normales en la vida diaria de los hijos y quedan satisfechos con el pago de la pensión de alimentos (si la hay), y los extraordinarios son los que se abonan cuando se produce la necesidad de este gasto extra, que en principio, no es constante ni previsible.

La obligación de alimentos que los padres deben garantizar a sus hijos en la separación (casados o no), nulidad o divorcio engloba todo lo que es indispensable para el mantenimiento de los hijos, como alojamiento, comida, ropa, calzado, asistencia médica y educación.

Esta garantía u obligación de alimentos se fija en la sentencia de nulidad, separación o divorcio o en el Convenio Regulador (si es de mutuo acuerdo), estableciendo la cantidad o porcentaje que el padre o madre debe abonar en concepto de pensión alimenticia para satisfacer los gastos ordinarios de la vida diaria y el porcentaje para sufragar los gastos extraordinarios cuando estos surjan.

Por lo tanto, gastos ordinarios y gastos extraordinarios están integrados en el concepto de alimentos.

Artículo 142 del Código Civil:

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.

Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aún después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.

Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo.”

¿Cómo se fija la cuantía de la pensión de alimentos?

Para que el juez fije la cuantía para abonar los gastos ordinarios y extraordinarios en concepto de alimentos, tendrá en cuenta dos circunstancias:

1.La capacidad económica de la persona que está obligada a abonarlos.
2.Las necesidades de los hijos.

Estas circunstancias tienen su base legal en el código Civil:

Artículo 146
La cuantía de los alimentos será proporcionada al caudal o medios de quien los da y a las necesidades de quien los recibe.
Artículo 147
Los alimentos, en los casos a que se refiere el artículo anterior, se reducirán o aumentarán proporcionalmente según el aumento o disminución que sufran las necesidades del alimentista y la fortuna del que hubiere de satisfacerlos.

Se trata de los gastos ordinarios o corrientes en la vida diaria, periódicos y previsibles, necesarios para la formación integral de los hijos y para su sustento, como son comida, vivienda, ropa, asistencia sanitaria cubierta por la Seguridad Social y educación. Estos gastos los asume el progenitor con quien conviven los hijos, razón por la que se establece una pensión de alimentos a favor de los hijos a cargo del progenitor con quien no conviven, quien está obligado a abonar la pensión alimenticia de forma regular y constante con el objeto de cubrir los gastos “normales” que se generan en el día a día.
En el caso de que los padres tengan custodia compartida, cada uno de ellos asume los gastos ordinarios de sus hijos durante las convivencia, sin embargo hay sentencias de custodia compartida en las que no se establece pensión alimenticia a cargo de ninguno de los progenitores por tener ambos una capacidad económica similar, y otras sentencias de custodia compartida en las que por la diferencia económica entre ellos, se fija que un progenitor aporte una cantidad en concepto de pensión alimenticia, aún cuando tenga a los hijos a su cargo de forma compartida, para garantizar que las necesidades de sus hijos estén cubiertas en las estancias con ambos padres, conforme con nuestra regulación y con la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989 y ratificada por España el 30 de noviembre de 1990, y con nuestro ordenamiento jurídico, procurando siempre garantizar el bienestar y correcto desarrollo de los menores en todo momento.

¿Qué son gastos extraordinarios?

Los gastos extraordinarios forman parte de las obligaciones parentales, nacen de las necesidades de los hijos y se diferencian de los gastos ordinarios en que su naturaleza es excepcional, eventual, difícilmente previsible y de una cuantía generalmente considerable.
Estas características hacen que no sean incluidos dentro de los gastos propios de la pensión de alimentos ordinaria, ya que es difícil que quien los asuma lo haga sin sufrir un desequilibrio en las contribuciones que hace cada uno de ellos.

Pero y los libros … ¿son gastos ordinarios o extraordinarios?

Entendemos que serán ordinarios o extraordinarios según esté fijado su carácter en la sentencia o convenio regulador y de no ser así, su concepto dependerá del acuerdo de los padres, o de lo que dictamine el juez a falta de acuerdo, ya que hay una gran controversia al respecto, ciertos Tribunales los consideran ordinarios, y por lo tanto, incluidos en la pensión de alimentos y otros extraordinarios, excluyéndolos de la pensión de alimentos ordinaria y debiendo abonarlos ambos progenitores aparte y en la proporción acordada cuando estos gastos extras se producen, que puede ser al 50%, o no, en función de las necesidades de los hijos y de la capacidad económica de los obligados al pago.

Por lo tanto, los gastos extraordinarios son también una prestación de alimentos pero con carácter extraordinario, siguiendo la línea del Tribunal Constitucional, STC 120/84 de 10 de diciembre, y como tal prestación de alimentos, el Juez podrá determinar en cada caso particular, la contribución de cada progenitor para satisfacer los alimentos.

¿Cuáles son los gastos habitualmente incluidos como extraordinarios?

En muchas sentencias se incluyen como gastos extraordinarios, que deben pagar ambos progenitores cuando estos se producen, los gastos médicos y sanitarios no cubiertos por el Sistema Público de Salud (Seguridad Social) o Privado que los progenitores tengan contratado, las clases extraordinarias necesarias para aprobar los exámenes, y algunas veces también, como decíamos, los libros del curso.
Sin embargo, pueden incluirse otros gastos que libremente pacten los padres en el Convenio, o que el Juez incluya en la Sentencia.

¿Los gastos extraordinarios son siempre necesarios?

Entendemos como necesarios los derivados de la salud, como los médicos y sanitarios no cubiertos por la seguridad social (incluidos dentista, ortodoncia, lentillas, gafas, sillas de ruedas…) o las clases de refuerzo necesarias para aprobar asignaturas obligatorias y los libros obligatorios del curso.
Sin embargo, muchos de los gastos extraordinarios aunque sean necesarios no son imprescindibles, como por ejemplo una operación accesoria no cubierta por la Seguridad Social o estudios en Centros privados, Clases en Academias, Deportes, Viajes de estudios, etc. y sería injusto que un padre obligara a otro a abonarlos sin tener su consentimiento, puesto que el padre que actúa de forma imperativa y sin contar con el otro atenta contra del principio recogido en el 1.256 del Código Civil el cual dice que “la validez y el cumplimiento de los contratos no pueden dejarse al arbitrio de uno de los contratantes.”

¿Hay una regla general para tener obligación de pagar los gastos extraordinarios?

En principio y para evitar conflictos, los gastos extraordinarios deben ser consentidos antes de su pago por ambos progenitores con el objeto de que cada uno de ellos pueda opinar sobre su conveniencia o su cuantía y, a falta de acuerdo, que sean autorizados judicialmente.

¿Y si el gasto es urgente y no obtengo respuesta del otro progenitor o se niega?

Con carácter excepcional, y siempre sea urgente actuar y no haya sido posible obtener una respuesta del otro progenitor sobre la conveniencia de realizar el gasto y de asumirlo, en base al artículo 158 del Código Civil, para evitar un mal mayor (favor filii), los gastos inaplazables y que no pueden posponerse sin grave riesgo o daño del hijo, podrían ser autorizados judicialmente con posterioridad si concurriere discordia entre los padres.

En resumen

No hay una norma aplicable para todos los casos que determine con exactitud cuáles son los gastos extraordinarios obligatorios a pagar conjuntamente y en qué porcentaje, puesto que el juzgador anteponiendo siempre el superior interés de los hijos, puede introducir o matizar conceptos que no hayan expresado los padres, pero en general, los gastos extraordinarios son los que atienden las necesidades de los hijos que por su imprevisibilidad no pueden ser satisfechos con el importe ordinario de la pensión de alimentos por lo que se abonan cuando surge la necesidad, y que en cualquier caso requieren de la aprobación de ambos progenitores, salvo en los supuestos de urgencia o en los que ya está acordada mediante sentencia su obligatoriedad y porcentaje de contribución de cada uno,siempre y cuando las circunstancias económicas de los progenitores no hayan variado sustancialmente desde dicha sentencia.

Susana Busto García

Abogada especializada en Derecho de Familia

Llame al 941 22 19 24  o al 620 65 24 14, y le daré una PRIMERA CITA para que me exponga su situación.

Rioja Abogados

Soy Susana Busto, abogada y socia fundadora del bufete Rioja Abogados, donde ejerzo mi actividad profesional como especialista en Derecho de Familia y en Derecho Digital. No dude en consultarme su caso concreto. Le ofrezco mi opinión experta como profesional del Derecho.

This Post Has 2 Comments

  1. FGP

    Buenos días Susana. Queria hacerte una pregunta. Soy divorciado con dos hijos y les paso una pensión de alimentos. Como gastos extraordinarios en el convenio regulador están gastos médicos no cubiertos por la seguridad social ni por seguros privados ( gastos oftalmológicos… odontólogos….) y los gastos generados por los estudios , en concreto matrícula, seguro escolar o universitario , alojamiento y transporte necesarios para desarrollar su formación. Estos gastos deberán estar consensuados y comunicados con antelación. El caso concreto es que mi hijo va a empezar una carrera universitaria (informática) y me dijo por wasap que si podía colaborar con la compra del ordenador portátil, a lo que yo le dije que la situación económica no era muy buena porque coincidirán su hermana y él este año en la universidad y que su hermana ya tenia uno que se lo prestaran uno al otro ya que vivirían en la misma localidad .. y que no podía asumir ese gasto. Ahora me llegan los gastos extraordinarios y me pasan el cincuenta por ciento de esa cantidad… unos 500 euros… Anteriormente no me han hecho llegar presupuesto para verlo.. ni su madre me ha comunicado nada. Se han limitado a comprar el portátil y a pasarme la mitad.
    Está correctamente comunicado ese gasto extraordinario sin presentación de presupuesto? Se consideraría gasto extraordinario necesario al estudiar mi hijo informática? Deberia haber sido su madre y no mi hijo quien me lo comunicara con antelación ?
    Puedo negarme al pago de dicho gasto si no ha sido realizado el proceso de comunicación de dicho gasto correctamente? ..
    Mil gracias por todo
    Un saludo.

    1. Rioja Abogados

      Buenos días. Para saber qué gastos extaordinarios deben pagarse y cuáles no, debe leerse detenidamente el Convenio o Sentencia. Por lo que comentas, y sin más datos, entiendo que no estás obligado a pagar esos gastos que te reclaman ya que no se ha cumplido la parte del convenio que dice “Estos gastos deberán estar consensuados y comunicados con antelación” con el otro progenitor, y además a tu hijo, les has dicho que no (no sé si de palabra o por escrito). Para más seguridad, lo mejor sería que pidieras cita en nuestro despacho y que trajeras el convenio. Espero haberte servido de ayuda. Un cordial saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *