[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es

HERENCIA SIN TESTAMENTO (SUCESION INTESTADA)

En el caso de que el fallecido no hubiera designado a sus herederos otorgado testamento antes de morir, para poder heredar hay que hacer una Declaración de Herederos puesto que el fallecido no los especificó.

Además de la Declaración de Herederos, también hay que solicitar el Certificado de Últimas Voluntades y hacer un Inventario para el Reparto de herencia, como ocurre en los casos en los que sí se hizo testamento.

¿Dónde se hace la declaración de herederos cuando el fallecido no hizo testamento?

Cuando los familiares más cercanos de la persona fallecida son los descendientes, el cónyuge viudo o los ascendientes, la Declaración de Herederos se hace ante el Notario del lugar donde residía el fallecido.

Cuando los familiares más cercanos sean hermanos, primos, tíos, sobrinos, incluso en el caso de que sólo hubiera un solo heredero, la Declaración de Herederos se hará en el Juzgado mediante un expediente de jurisdicción voluntaria y será necesaria la intervención de abogado y procurador.

¿La declaración de herederos y el testamento producen el mismo efecto?

Sí, una ver firmada la Declaración de Herederos y transcurridos 20 días, ésta tendrá los mismos efectos que un testamento y el reparto de la herencia se realizará siguiendo los mismos pasos que se siguen cuando en el testamento ya están designados los herederos.

¿Es obligatorio contratar un abogado para realizar el reparto de una herencia?

No, los herederos pueden gestionar todos los trámites para repartir una herencia, salvo la Declaración de Herederos, sin embargo es muy conveniente contratar los servicios de un abogado especializado por la cantidad de gestiones, comunicaciones y plazos de deben realizarse, por la afectación emocional que supone y muy especialmente para evitar posibles conflictos de intereses entre los herederos.

¿Puedo renunciar a una herencia?

Al fallecer una persona, los herederos deben decidir si aceptan la herencia o si la rechazan.

La aceptación puede ser expresa o tácita.

Aceptar la herencia de forma expresa es cuando se hace ante notario o mediante la firma de documento privado llamado cuaderno particional.

Aceptar la herencia de forma tácita quiere decir que aunque no haya firmado la aceptación de la herencia, realiza actos o negocios propios de quien ha decidido aceptar la herencia, como por ejemplo, firmar un contrato de arrendamiento de una vivienda de la persona fallecida.

Sin embargo, para renunciar a la herencia, debe hacerse de forma expresa y en documento público ante notario o auténtico.

Tanto la aceptación como la repudiación de la herencia tienen carácter definitivo, es decir, son actos irrevocables y una vez que se ha optado por heredar o no, no se puede cambiar de opinión.

¿Cómo sé si me interesa aceptar una herencia?

Para conocer si el fallecido tenía más deudas que bienes y derechos, lo mejor es aceptar la herencia a beneficio de inventario.

Aceptar la herencia a beneficio de inventario significa que sólo cuando sepa qué bienes, derechos, obligaciones y deudas detalladas, tomaré la decisión de aceptar ser heredero o no, ya que si se opta por aceptar la herencia desconociendo lo que se va a heredar se corre el riesgo de tener que pagar todas las deudas y compromisos del fallecido, respondiendo no solamente con el patrimonio obtenido en la herencia, sino también con el propio y sin limitación!

Si se opta por la aceptación a beneficio de inventario, el heredero solamente responde de las deudas con lo que hereda, pero nunca con los bienes propios.