[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es

HERENCIA

¿Qué es la legítima?

La legítima es la parte de la herencia que el testador no puede repartir libremente siguiendo sus propios deseos sino que ha de repartirse según establece la ley, es decir, el legislador “obliga” a dejar algo a ciertos herederos forzosos y esa parte de la herencia se llama “legítima”.

La herencia se divide en tres tercios: el tercio llamado legítima estricta, el tercio de mejora, el tercio de libre disposición.

Si hay descendientes, la legítima estricta es el tercio que se reparte a partes iguales entre los herederos forzosos. Si además de este tercio, también se reparte entre los descendientes el tercio de mejora por voluntad del testador, a estos dos tercios de la herencia se le denomina “legítima amplia”.

En el caso de que haya ascendientes pero no descendientes, la legítima será la mitad de la herencia. Sin embargo, si hay descendientes y cónyuge, esta legítima se disminuye a un tercio. Para el cónyuge viudo, la legítima es aquella que le corresponde por usufructo.

¿Cuántos son los herederos forzosos de la legítima?

Los herederos forzosos de una herencia son los descendientes, los ascendientes y el cónyuge siguiendo ese orden, ya que ley establece la prioridad de forma obligatoria de unos sobre los otros, de modo que se puede ampliar, disminuir o incluso perder el derecho a heredar si se coincide con otros herederos forzosos con mayor prioridad.

En resumen, los herederos forzosos pueden excluir o reducir el derecho de los demás herederos forzosos en función de la prioridad que les dé la ley, que es la siguiente:

Los descendientes (hijos y nietos) tienen derecho a heredar dos tercios, un tercio se reparte entre partes iguales obligatoriamente y el otro tercio (llamado de mejora) se reparte entre los herederos forzosos de la forma que el testador haya acordado, por lo que podrá dejarle la totalidad de este tercio “mejorando” sólo a uno de ellos o a todos, como disponga.

Los ascendientes sólo tendrán derecho a heredar si no hay descendientes. Si no hay descendientes, heredarán la mitad de la herencia si no hay cónyuge viudo, o un tercio si lo   hubiera.

El cónyuge no tiene derecho a la propiedad. Tiene derecho al “usufructo vitalicio” que es el uso y disfrute de la propiedad. Si hay descendientes tendrá derecho al usufructo del tercio de mejora (que es el tercio de mejora que se reparte entre los hijos a voluntad del testador). Si hay ascendientes, el cónyuge viudo tiene derecho al usufructo de la mitad. Si no hubiera ni descendientes ni ascendientes, obtendrá el usufructo de dos tercios de la herencia.

Lo habitual es que el usufructo del cónyuge se concrete para que pueda usar la vivienda habitual.

¿Qué diferencias hay entre heredero y legatario?

Los herederos son las personas a las que se les da todo lo que tenía la persona fallecida (bienes y derechos) sin necesidad de detallar en qué consiste cuando se redacta el testamento, ya que lo más frecuente es decir el porcentaje que se deja a cada heredero.

Los legatarios son los que adquieren sólo el bien o derecho que el testador les ha dejado (legado) en concreto, como por ejemplo, una obra de arte en concreto, una cantidad de dinero, etc.

¿Quién es el albacea de una herencia?

Es la persona o personas que se encargan de repartir la herencia, conforme a la voluntad del fallecido para evitar posibles discusiones, entre los herederos y/o legatarios.

¿CÓMO SE TRAMITA LA HERENCIA?

Al fallecer un familiar hay que hacer una serie de gestiones para tramitar la herencia, y a veces, se une la falta de disponibilidad de los herederos para hacerlos, además de la lógica afectación emocional en la que se encuentra uno, por eso quizá, contratar los servicios de un abogado para realizar estas gestiones (impuesto de sucesiones, certificados, seguros, plazos, plusvalía, etc) puede evitar un gran desgaste emocional. En cualquier caso, contratar un abogado no es obligatorio para realizar los trámites necesarios para disponer de la herencia, que son los siguientes:

  1. Solicitar el certificado de defunción del fallecido
  2. Solicitar el certificado de últimas voluntades
  3. Solicitar certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento del RCSF

Paso 1. Solicitar el certificado de defunción del fallecido

Lo primero que tenemos que hacer es solicitar un certificado literal de defunción en el Registro Civil. De momento su expedición es gratuita, es conveniente pedir más de uno.

¿Cómo se solicita el certificado de defunción al Registro Civil?

Hay tres formas de hacerlo:

  1. Por correo dirigiéndonos al Registro civil del lugar de fallecimiento
  2. A través de Internet en este enlace del Registro Civil.
  3. Dirigiéndose de forma personal a cualquier Registro civil, aunque no se el que le corresponda a la persona fallecida.

Paso 2. Solicitar el certificado de últimas voluntades

Para conocer si el fallecido hizo testamento y cuál es su contenido, en caso de que así fuera, debemos pedir el Certificado de Últimas Voluntades en el Registro General de Actos de Última Voluntad (RGCUV), una vez transcurridos 15 días hábiles desde el fallecimiento del causante.

El trámite obligatorio para que el Registro nos expida este certificado es pagar previamente una tasa de 3,70 euros mediante el Modelo 790 que tienen a disposición de los ciudadanos el Ministerio de Justicia en su página web.

¿Qué es el certificado de últimas voluntades?

Se trata de un documento imprescindible para tramitar la herencia o cualquier acto sucesorio.

El certificado de últimas voluntades es el documento que acredita si la persona fallecida otorgó testamento o no, y en caso afirmativo, también nos dirá ante qué Notario se otorgó para que los herederos puedan dirigirse al Notario autorizante del último testamento y obtener una copia (autorizada) del mismo.

¿Cómo se solicita el certificado de últimas voluntades?

Para obtener el Certificado de Últimas Voluntades es imprescindible pagar una tasa de 3,70 euros a través del Modelo 790 que se puede descargar en la página web del Ministerio de Justicia u obtener de forma gratuita en los siguientes lugares:

Deben haber transcurridos 15 días hábiles desde el fallecimiento del causante.

¿Qué documentos necesito presentar para obtener el certificado de últimas voluntades?

  • Justificante bancario de haber pagado la tasa mediante el modelo 790 si se ha hecho de forma presencial o por correo ordinario.
  • El Certificado Literal de Defunción. Tiene que ser original o bien una fotocopia compulsada, expedido por el Registro Civil correspondiente a la localidad en que la persona haya fallecido, y en el que deberá constar necesariamente el nombre de los padres del fallecido.
  • Si el fallecimiento es posterior al 2 de abril de 2009 y la defunción no está inscrita en un juzgado de paz, no será necesario presentar el certificado de defunción, aunque sí que será imprescindible consignar el DNI/NIE del fallecido. Quienes carezcan de él, se consignará el nº de pasaporte, o en caso de no tener tampoco, el de otro documento de identidad de su país de origen.

Paso 3. Solicitar el certificado de contratos de seguros de cobertura de fallecimiento del RCSF

El fallecido podría tener contratado un seguro y de no reclamarlo en el plazo de cinco años, se perdería esta cuantía. En esta certificación constará si el causante era titular de algún contrato de seguro de vida.

Es importante realizar este trámite ya que muchas veces el propio fallecido desconocía tener un seguro, como ocurre con los seguros asociados a una tarjeta de crédito, etc.

La acción para reclamar las cantidades de un seguro de vida prescribe a los cinco años del fallecimiento.

¿Cómo se solicita el certificado de contratos de seguros de fallecimiento?

En 2005 se creo el Registro de contratos de seguro con cobertura de fallecimiento, donde se anotan las pólizas de seguro de una persona y para saber si el fallecido contaba con un seguro de vida hay que solicitar un Certificado a este Registro (RCSF).

Para fallecimientos anteriores al 2 de abril de 2009 que no se hayan inscrito en un Juzgado de Paz.

Puede hacerse por Internet sin necesidad de presentar el Certificado de Defunción

Para fallecimientos posteriores al 2 de abril de 2009  inscrito en un Juzgado de Paz

Puede solicitarse:

Personalmente en una gerencia territorial del Ministerio de Justicia.

Por correo dirigido Registro General de Actos de Última Voluntad, Ministerio de Justicia (Plaza de Jacinto Benavente, nº 3, planta baja. 28012, Madrid).

¿Qué pasos tengo que dar para obtener el certificado de contratos de seguros?

Si se hace presencialmente o por correo hay que presentar justificante de haber abonado la tasa administrativa rellenado el modelo 790, puede hacerlo en este enlace, cuyo importe es de 3,70 euros, junto con el modelo 790 (Copia para la administración).

Presentar o enviar la Certificación de Defunción original o copia compulsa (no se admite una fotocopia).