[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es

La tutela, la curatela y el defensor judicial son las instituciones que tiene nuestro ordenamiento jurídico cuya función es guardar y proteger los intereses morales y los bienes de los menores de edad que no están sujetos a la patria potestad de sus padres (por ejemplo, porque éstos han fallecido), y de los incapacitados.

El Artículo  1.330 del Código Civil dispone que

“el incapacitado judicialmente sólo podrá otorgar capitulaciones matrimoniales con la asistencia de sus padres, tutor o curador”.

Y con respecto a los menores no emancipados, el Artículo 1329 dispone

“El menor no emancipado que con arreglo a la Ley pueda casarse podrá otorgar capitulaciones, pero necesitará el concurso y consentimiento de sus padres o tutor, salvo que se limite a pactar el régimen de separación o el de participación”.

Para conocer mejor las obligaciones de las instituciones tutelares, tutor, curador y defensor judicial, que tienen la función de sustituir la patria potestad en determinadas situaciones para proteger los intereses de los menores de edad o de personas que incapacitadas, hemos hecho un breve artículo con las peculiaridades de cada una de estas instituciones en el que hemos incluido también la figura de la guarda legal, esperando que les sea de utilidad:

  1. La tutela, la curatela, el defensor judicial y la guarda de hecho