[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es
Pago De Los Gastos Extraordinarios De Los Hijos En El Divorcio Y Separación. Abogados De Familia. Familia Lex

¿Quién paga los gastos de los traslados para ver a los hijos?

Doctrina del Tribunal Supremo que fija quién ha de pagar los traslados para estar con los hijos

No cabe duda de que las cuestiones económicas son de suma importancia en el divorcio o separación cuando hay hijos por medio. Entre estas cuestiones económicas una que ha creado diversidad de fallos judiciales es la relativa a quién debe sufragar los gastos que conlleva el tener que trasladarse de una ciudad a otra para cumplir con el régimen de visitas. Gastos que, en muchas ocasiones, son de elevada cuantía. El problema ha creado gran controversia puesto que muchas veces la sentencia o el Convenio Regulador del divorcio o separación no dicen nada al respecto y los progenitores, al no llegar a un acuerdo, plantean esta cuestión ante los Juzgados, obteniendo muy diversas respuestas para casos similares, debido a que la doctrina ha sido muy contradictoria: hay sentencias de Audiencias provinciales aplicando diferentes criterios para supuestos de parecida identidad, lo que, por otro lado, ha generado inseguridad jurídica.

Pues bien, esta controversia ha sido finalizada por el Tribunal Supremo que ha unificado la doctrina con su Sentencia de Casación STS de 26 de mayo de 2014 y ha implementado un sistema general y otro subsidiario, para fijar quién y cómo debe contribuir a pagar estos gastos y cuál es el criterio a seguir.

Antes de abordar el contenido de esta sentencia, conviene tener presente el contenido de esta otra Sentencia (también del Tribunal Supremo), STS 11 de diciembre de 2014, al mencionar que los cambios de domicilio son decisión que se adopta en el ejercicio de la patria potestad. Repasamos lo que implica el ejercicio de la patria potestad:

Esta sentencia vuelve a mencionar la esa Sala de fecha 26 de octubre de 2012 que dice lo siguiente: ” Las acciones y responsabilidades que derivan de la patria potestad corresponden a ambos padres de tal forma que cualquiera de ellos, tanto el que tiene la guarda como el que no la conserva, puede actuar en relación a sus hijos una posición activa que no solo implica colaborar con el otro, sino participar en la toma de decisiones fundamentales al interés superior del menor. Una de ellas la que concierne a su traslado o desplazamiento en cuanto le aparta de su entorno habitual e incumple el derecho de relacionarse con el padre o madre no custodio…()”

El Supremo fija la doctrina (La STS de 26 de mayo de 2014) de que los padres divorciados o separados se repartirán el coste que implica los traslados de sus hijos cuando deben desplazarse de una localidad a otra para que se lleve a cabo el régimen de visitas atendiendo a dos principios, “el interés del menor y el del reparto equitativo de las cargas”, tras resolver el Recurso que presentó un padre con un amplio régimen de visitas y pocos recursos económicos a quien se le imponía recoger y devolver a su hijo menor de edad al domicilio familiar de la madre, quien tenía la custodia y vivía en localidad distinta.

“Se fija como doctrina jurisprudencial que para la determinación de quién es el obligado a trasladar y retornar al menor del domicilio de cada uno de los progenitores se habrá de estar al deseable acuerdo de las partes, en tanto no viole el interés del menor y en su defecto:

a) Cada padre/madre recogerá al menor del domicilio del progenitor custodio, para ejercer el derecho de visita, y el custodio lo retornará a su domicilio. Este será el sistema normal o habitual.

b) Subsidiariamente, cuando a la vista de las circunstancias del caso, el sistema habitual no se corresponda con los principios expresados de interés del menor y distribución equitativa de las cargas, las partes o el juez podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los progenitores con la correspondiente compensación económica, en su caso y debiendo motivarse en la resolución judicial.

Estas dos soluciones se establecen sin perjuicio de situaciones extraordinarias que supongan un desplazamiento a larga distancia, que exigirá ponderar las circunstancias concurrentes y que deberán conllevar una singularización de las medidas adoptables.”

Resumen de la doctrina del Tribunal Supremo

La doctrina del Supremo resuelve unificando la doctrina, fundamentando en que salvo acuerdo de las partes, hay dos principios para fijar sobre quien recae la obligación de sufragar las cargas económicas de los traslados con el fin de cumplir con el régimen de visitas con los hijos:

  1. El interés del menor
  2. El reparto equitativo de las cargas

Para cumplir con esta carga económica, el Supremo ha creído conveniente crear dos sistemas que puedan dar cobertura a tantos casos diferentes, uno prioritario y otro subsidiario, teniendo en cuenta la diversidad de casuística que puede darse en las diferentes relaciones familiares y la necesidad de adaptar la resolución al caso concreto, por lo que fija dos sistemas diferentes a aplicar, según el caso:

  • Un sistema prioritario: que se aplicará con carácter general
  • Un sistema subsidiario: para los casos en que el prioritario no sea el más adecuado

El sistema prioritario prevé que sea el padre/madre no custodio quien deba recoger a los menores del domicilio del custodio, y que sea el padre/madre custodio el que tenga el deber de ir a por los menores y  llevarlo consigo al domicilio familiar, repartiendo así las cargas entre ambos de forma equitativa.

Normativa aplicable para fijar quién paga los gastos de los traslados para cumplir con las visitas de los hijos

Respecto al principio general referente al interés del menor encontramos su fundamento legal en el artículo 92 del Código Civil y en el artículo 39 de la Constitución, cuyo texto dice:

  1. “Los poderes públicos aseguran la protección social, económica y jurídica de la familia.
  2. Los poderes públicos aseguran asimismo, la protección integral de los hijos, iguales éstos ante la ley con independencia de su filiación, y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad.
  3. Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en los que legalmente proceda.
  4. Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos.”

El principio de reparto equitativo de las cargas, se recoge en los artículos 90 d) y 91 del Código Civil.

Artículo 91 del Código Civil:

En las sentencias de nulidad, separación o divorcio, o en ejecución de las mismas, el Juez, en defecto de acuerdo de los cónyuges o en caso de no aprobación del mismo determinará conforme a lo establecido en los artículos siguientes las medidas que hayan de sustituir a las ya adoptadas con anterioridad en relación con los hijos, la vivienda familiar, las cargas del matrimonio, liquidación del régimen económico y las cautelas o garantías respectivas, estableciendo las que procedan si para alguno de estos conceptos no se hubiera adoptado ninguna. Estas medidas podrán ser modificadas cuando se alteren sustancialmente las circunstancias.

La referencia al interés del menor tiene su amparo legal en defender el derecho que tienen los hijos a relacionarse con ambos progenitores. El reparto de las cargas se ampara en que los padres deben sufragar los gastos de sus hijos menores de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, teniendo en cuenta “sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario laboral, etc.

Este artículo, al igual que los demás publicados en este blog, es meramente informativo. Esperando aportar un poco de claridad a una situación que genera gran conflictividad entre los padres, en la que los hijos irremediablemente se ven envueltos, me despido hasta el próximo artículo.

Susana Busto García

Abogada especializada en Derecho de Familia

Llame al 941 22 19 24  o al 620 65 24 14, y le daré una PRIMERA CITA para que me exponga su situación.

Rioja Abogados

Soy Susana Busto, abogada y socia fundadora del bufete Rioja Abogados, donde ejerzo mi actividad profesional como especialista en Derecho de Familia y en Derecho Digital. No dude en consultarme su caso concreto. Le ofrezco mi opinión experta como profesional del Derecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *