[+34] 941 221 924 susanabusto@icar.es

VIOLENCIA Y MALTRATO FAMILIAR

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Nullam auctor massa nisi, sit amet ornare risus viverra ut. Nulla rhoncus tincidunt leo non fermentum. Nullam nec orci vitae neque dignissim ornare nec ullamcorper purus. Praesent at ornare nisi, ultrices vestibulum sapien. Proin nec nisl lacus. Curabitur tristique mauris quis justo placerat accumsan at rutrum orci. Cras imperdiet mi sed luctus lacinia. Sed efficitur tempus orci eu varius. Mauris vulputate ligula dui, quis eleifend nisl ultrices eget. Phasellus eget sagittis lorem, eu fermentum magna. Etiam ut semper risus, dignissim tristique diam. Sed sapien diam, facilisis a vestibulum vitae, vulputate eget neque. Nulla sit amet condimentum purus. Vivamus semper lobortis augue, in finibus nunc pretium nec.

¿Qué es la violencia doméstica?

Hay violencia familiar o violencia doméstica cuando un miembro de la familia maltrata de forma física o psíquica a otro familiar. Este tipo de maltrato puede darse tanto en el hogar familiar como fuera de él, puesto que lo que lo caracteriza es que entre la víctima y el maltratador haya algún lazo de consaguinidad o de afinidad.
Los tipos más comunes se dan entre padres e hijos o entre maridos y esposas, aunque también es frecuente el ocasionado por parientes más alejados, como tíos, primos, abuelos…
 
Afecta a toda la sociedad y está catalogado como problema de salud pública. Debido a ello, existen política públicas para prevenir, concienciar y denunciarlos abusos de violencia intrafamiliar.
A través de la concienciación social, todos podemos contribuir en la lucha contra el maltrato, y ayudar a que cada vez haya un menor número de personas que lo sufren en silencio, a veces, hasta con la vida.

¿Quién interviene en la violencia familiar o doméstica?

  • El maltratador: es quien provoca y ejerce la violencia sobre su víctima. Es quien impone su autoridad, ya sea de forma física o emocional, infringiendo abusos sobre el otro miembro familiar con el objetivo de ejercer su poder y control sobre la víctima.
  • La víctima: es la persona que sufre los abusos del maltratador.

¿Qué actos se consideran como violencia de género?

La violencia de género es la que ejercita por un hombre contra la mujer, ocasionándole un daño físico, moral, o ambos. Comprende todo acto de violencia física o psíquica (acoso moral, amenazas, coacciones, restricciones a la libertad, injurias, etc.) como manifestación de la discriminación o relación de poder del hombre sobre la mujer.
 
Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer son los competentes para conocer de estos asuntos que se desarrollan dentro del ámbito de las relaciones afectivas, todo ello sin perjuicio de la protección legal que también se otorga a las personas especialmente vulnerables que puedan verse afectadas por esa situación de violencia.

¿Cuál es la diferencia entre la violencia doméstica y la violencia de género?

Se tiende a hablar indistintamente de una y de otra, sin embargo, hay diferencias entre ellas.
  • La violencia de género es una violencia ejercitada específicamente en la mujer.
  • La violencia familiar es más amplia y  se da entre miembros que están emparentados por consaguinidad o afinidad, lo que engloba a menores o adultos, ancianos o incapacitados, hombres o mujeres.

001 VIOLENCIA DE GÉNERO

Praesent aliquet varius enim. Nullam quis urna convallis, cursus nisl in, dignissim purus. Mauris eu tellus eu sem fermentum laoreet id vel ipsum. Nunc dapibus volutpat congue. Praesent pharetra massa sit amet enim vehicula suscipit. Morbi a hendrerit metus, id posuere magna. Morbi diam metus, pharetra at congue sed, fringilla nec ipsum. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Curabitur mollis leo malesuada porttitor sodales

¿Cuándo estamos ante una situación de violencia de género?

Para que se dé la violencia de género debe ejercerse por un hombre contra una mujer y cumplirse una serie de requisitos:
  • Que haya habido relación de afectividad entre hombre y mujer, incluso aunque no haya habido convivencia.
  • Que la mujer haya sufrido violencia física o psicológica, incluyendo las agresiones sexuales en sus diversas modalidades, abuso, agresión o acoso sexual.
  • Además de lo anterior, la violencia ejercida sobre la mujer debe ser una manifestación de la desigualdad y  discriminación de una mujer frente a una relación determinada de poder del hombre.

¿De cuántas formas se puede ejercer violencia de género?

La violencia se da cuando alguien abusa de su autoridad, fuerza o poder.
Aunque hay otras tipologías, básicamente podemos catalogarla en tres:
  • Violencia física. Es la que se da cuando una persona se impone a otra usando la fuerza física y causando daños corporales, que pueden ser leves (no necesitan atención médica) graves (sí la necesitan, como es el caso de fracturas, quemaduras, abortos, etc.) o llegar incluso a causar la muerte.
  • Violencia emocional. También se considera maltrato al daño moral o psíquico causado a una persona a la que se la somete a maltrato verbal, control, rechazo, intimidación, humillación, manipulación, aislamiento, etc. Las consecuencias de este maltrato, muchas veces soterrado, pueden ser muy graves, provocando traumas psicológicos, falta de autoestima, dependencia, depresión e incluso, el suicidio.
  • Violencia sexual. Se da cuando se le obliga a una persona a tener cualquier tipo de contacto o de relaciones sexuales en contra de su voluntad. El maltratador puede ejercer su dominio a través del acoso, persecución, intimidación, violencia, violación, incesto.

¿Quién puede sufrir violencia de género?

La violencia no entiende de edad, género, capacidad económica, religión, ni raza. Ésta puede darse en cualquier ámbito social y económico. Puede darse en el hogar familiar, en el trabajo y en cualquier otro entorno. La violencia es una forma de actuar y una actitud ante la vida que ciertas personas adoptan.
Todos estamos expuestos a la violencia y la mejor manera de prevenirla es educando en valores desde la infancia, en el entorno familiar y en los centros educativos.

Modificaciones del Código Penal respecto de la violencia de género

Según la nueva redacción del Código Penal dada por la Ley orgánica1/2015 de 30 de marzo, podrá imponerse la medida de libertad vigilada en todos los delitos contra la vida, y en los delitos de  malos tratos y lesiones cuando se trate de víctimas de violencia de género y doméstica.
  • Delito de lesiones leves o maltrato del artículo 153.1 Código Penal
Art. 153.1. “El que por cualquier medio o procedimiento causare a oto menoscabo psíquico o un lesión de menor gravedad de las previstas en el apartado 2 del artículo 147, o golpeare o maltratare de obra a otro sin acusarle lesión, cuando la ofendida sea o hay sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aún sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ochenta días, y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el juez o tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con incapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años.”
  • Delito de lesiones del artículo 147.1 Código Penal (en virtud de lo previsto en el art. 148.4)
Art. 147.1. “El que, por cualquier medio o procedimiento, causare a otro una lesión que menoscabe su integridad corporal o su salud física o mental, será castigado, como reo del delito de lesiones con la pena de prisión de tres meses a tres años o multa de seis a doce meses, siempre que la lesión requiera objetivamente para su sanidad, además de una primera asistencia facultativa, tratamiento médico o quirúrgico. La simple vigilancia o seguimiento facultativo del curso de la lesión no se considerará tratamiento médico.”
  • Delito de amenazas leves del artículo 171.4 Código Penal.
Art. 171.4 “El que de modo leve amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación especial para e ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guara o acogimiento hasta cinco años.”
  • Delito de coacciones leves del artículo 172.2 Código Penal.
Art. 172.2. “El que de modo leve coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años.
Igual pena se impondrá al que de modo leve coaccione a una persona especialmente vulnerable que conviva con el autor.
Se impondrá la pena en su mitad superior cuando el delito se perpetre en presencia de menores, o tenga lugar en el domicilio común o en el domicilio de la víctima, o se realice quebrantando una pena de las contempladas en el artículo 48 de este Código o una medida cautelar o de seguridad de la misma naturaleza.
No obstante lo previsto en los párrafos anteriores, el Juez o Tribunal, razonándolo en sentencia, en atención a las circunstancias personales del autor a las concurrentes en la realización del hecho, podrá imponer la pena inferior en grado”.
 
Los actos tendentes a alterar o impedir el correcto funcionamiento de los dispositivos telemáticos para controlar las medidas cautelares y las penas de alejamiento en materia de violencia de género, se tipifican expresamente dentro de los delitos de quebrantamiento en el artículo 468.3 del Código Penal:
 
Art. 468.3. “Los que utilicen o perturben el funcionamiento normal de los dispositivos técnicos que hubieran sido dispuestos para controlar el cumplimiento de penas, medidas de seguridad o medidas cautelares, no los lleven consigo u omitan las medias exigibles para mantener su correcto estado de funcionamiento, serán castigados con una pena de multa de seis a doce meses.”

¿Qué asuntos tramitan los juzgados de violencia de género?

Con la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (LOMPIVG), se crean los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM). Estos juzgados ordinarios están integrados por jueces especializados en la instrucción (y fallo de procedimientos penales) y también en las causas de orden civil que estén relacionadas con la violencia contra la mujer,
 
Es decir, para proteger mejor a las víctimas se opta por tramitar tanto asuntos penales (delitos de maltrato, acoso, amenazas, etc) como civiles (divorcio, custodia, etc.) en materia de violencia de género en un sólo Juzgado especializado para ello.

¿Qué medidas pueden adoptar los juzgados de violencia sobre la mujer?

La función de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer es dotar de una mayor protección a las mujeres cuando se da discriminación por razón de sexo y dar cobertura legal a sus derechos en todos los procedimientos penales que se instruyan y en las causas civiles relacionadas sobre violencia de género.
 
Las medidas legales que pueden adoptar los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM) son exclusivamente para proteger a las mujeres contra actos de violencia ejercitados por los hombres que sean o hayan sido sus cónyuges, o que estén o hayan estado unidos por relaciones similares de afectividad, aunque no haya habido convivencia.
 
Sin perjuicio de la protección a las personas especialmente vulnerables que puedan verse afectadas por esa situación de violencia.
 
En el orden PENAL, sus competencias son:
  • Instrucción en los delitos contra los derechos y deberes familiares cuando la víctima sea alguna de las personas señaladas anteriormente.
  • Adoptar órdenes de protección a las víctimas, sin perjuicio de las atribuidas al juez de guardia.
  • Dictar sentencia de conformidad con la acusación, en los casos establecidos en la ley.
 
En el orden CIVIL, tienen competencia para conocer de los asuntos relacionados con:
  • Filiación, paternidad y maternidad
  • Nulidad del matrimonio, separación y divorcio
  • Sobre relaciones paternofiliales.
  • La adopción o modificación de medidas en el ámbito familiar.
  • Sobre la guarda y custodia de hijos menores
  • Sobre la reclamación de pensión de alimentos
  • Adopción.
  • Oposición a las resoluciones administrativas en materia de protección de menores.
  • Publicidad ilícita que afecte a la utilización vejatoria o discriminatoria de la mujer.

¿Qué ley regula la violencia de género?

La ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género.
Sin perjuicio de lo que establece nuestro Código Penal, según la Ley Orgánica 3/2007 constituye acoso sexual cualquier comportamiento, verbal o físico, de naturaleza sexual que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

002 DERECHOS DE LAS MUJERES VICTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Los derechos de las mujeres víctimas de violencia de género están regulados en el título II de la ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la violencia de género (LOMPIVG), y son los siguientes:
 
1. Derecho a la información, a la asistencia social integral y a la asistencia jurídica gratuita.
2. Derechos laborales.
3. Prestaciones de la Seguridad Social.
4. Derechos de las funcionarias públicas.
5. Derechos económicos.
 
Además de los citados en el párrafo anterior, las mujeres tienen otros derechos:
  • A solicitar una orden de protección.
  • A denunciar y a ser parte en el procedimiento penal: el ofrecimiento de acciones.
  • A la restitución de la cosa, reparación del daño e indemnización del perjuicio causado.
  • A obtener información sobre el procedimiento judicial.
  • A la protección de la dignidad e intimidad de la víctima.

¿Qué hace falta para ser beneficiaria de los derechos a favor de las víctimas?

Con carácter general, para poder ser beneficiaria de los derechos que se otorgan a favor de las mujeres víctimas de violencia de género será necesario acreditarlo mediante:
  • La sentencia condenatoria.
  • La orden de protección a favor de la víctima.
  • Antes de tener la orden de protección y de forma excepcional, el informe del Ministerio Fiscal en el que se diga que existen indicios de que la demandante es víctima de violencia de género.
 
No obstante, la normativa que regula el reconocimiento de cada uno de los derechos a favor de las víctimas especifica los medios requeridos para poder ser beneficiario de ellos.